“Queridos amigos”

Era de noche. No importaba. Necesitaba caminar, perderme, no pensar. Me abrigué y salí.

La gente iba y venía, pero estaban acompañados. Yo estaba solo, completamente solo. Solo y roto. No sabía si aún había una posibilidad de salvar al grupo, de rescatar nuestro proyecto…

Hay momentos en la vida en que sólo te preguntás: ¿Por qué?

By Pame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: