Queridos amigos (11)

Estábamos festejando nuestra gran victoria cuando alguien preguntó:

-¿Y Carlos?

Me paré en el centro del salón:

-Tuvimos una discusión. Dijo que lo de la revista lo iba a perjudicar.

-Ah… Esperemos que recapacite.

Tomé una copa y tragué con el mentón bien hacia arriba:

-Francamente no me importa.

-Pero él está casado, tiene hijos…

-Dijo que yo estaba solo.

Se hizo un silencio en la reunión.

-Cuando fue lo de Raúl, él te defendió a morir.

-Puede ser.

Me levanté del sillón y salí al balcón a tomar aire. Una amiga de Tincho estaba mirando la revista de la «prostitución».

-Qué vergüenza- dije.

Ella sonrió. Su sonrisa era bella y mágica.

By Pame

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: