*Dulce tentación*

  -¿Estás bien? Sergio buscaba mis ojos. A través de la ventana ví la silueta de Claudio que se alejaba. -Soy libre- pronuncié con seguridad. Sergio me abrazó con fuerza.   *Fin*   By Pame  

Dulce tentación (Última parte)

  Claudio se paró frente a la cama con las manos en la cintura; Sergio me cubría el cuerpo con una sábana. -Así que están juntos. Yo no sabía qué decir. Claudio abrió la puerta. El viento soplaba con fuerza. -Ya está... ya está... Adiós- dijo sin volver a mirarnos. Los pinos se movían de... Leer más →

Dulce tentación (18)

  Sergio, apasionado, me tomó de las muñecas: -Por fin te tengo. Nuestros cuerpos se unieron bajo el sonido la música de la lluvia. Un rato después alguien trataba de entrar en la cabaña... Sergio y yo estábamos desnudos, bajo las sábanas traslúcidas. Sentí miedo, incertidumbre. ¿Quién forzaba así la puerta? Finalmente ese "alguien" ingresó.... Leer más →

*Dulce tentación*

  Sergio apagó las luces y me empujó a la cama: -Disfrutemos este encuentro.     La noche era mágica. Lluvia, truenos, peligro. Y nuestros cuerpos sincronizados.   By Pame

Dulce tentación (17)

  El señor de la cabaña nos invitó a sentarnos a la mesa. -Es común perderse en el bosque - señaló sirviéndonos una reconfortante sopa. Sonó el teléfono. El señor atendió. -Es mi familia, tengo que irme... ¿Alguien podría acompañarme? -Cuente conmigo - respondió Claudio. Me acerqué a la ventana. El bosque estaba mojado, oscuro.... Leer más →

Dulce tentación (16)

[Despierta tus sentidos]

Nos internamos en un bosque. Claudio se sentó cerca de un árbol, yo me recosté junto a él.

-¿Qué vamos a hacer ahora?-me preguntó acariciándome el cabello.

Sergio se había quedado frente al río, ajeno a nuestra conversación.

-Con Pablo se cortó definitivamente.

-¿Querés venirte a mi casa?

1971-Syd-Barrett-717_20

-Esperá… quiero ir más despacio.

-Ok… ¿y con Sergio qué pasa?

-Con Sergio…

Sergio caminaba hacia ellos.

-¿Qué vamos a hacer, linda? -Claudio le exigía una resolución.

-Ahora no puedo responder.

Sergio se tocó el cabello:

-¿Está lloviznando?

Nos pusimos de pie, sin saber bien qué hacer. Estábamos perdidos en medio de aquel bosque desconocido. La noche estaba arribando.

-Voy a pedir asilo en aquella casa.

Sergio me apretó fuerte la mano. Claudio hablaba con un señor. Nos hizo señas para que nos acercáramos.

By Pame

Ver la entrada original

Blog de WordPress.com.

Subir ↑