Dulce tentación (4)

 

Al día siguiente recibí un mensaje de Pablo donde me explicaba que se quedaría unos días más en Córdoba, y que posiblemente otro compañero fuera a la casa para sumarse a la terminación de la maqueta. Dejé el teléfono y me arreglé el cabello…

Claudio se acercó a mí:

 

xtw3tsx4zux01

 

 

-Me voy.

No pude evitar recordar sus brazos rodeando mi cuerpo.

-¿Estás bien?

Su cuerpo desnudo apoyado contra el mío.

-Se me hizo difícil dormir… ¿a vos?

Su boca rodando por mi piel.

-A mí también.

 

By Pame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: