Dulce tentación (2)

 

A Claudio lo había visto un par de veces; su presencia  extrañamente me inquietaba. Ahora estaríamos solos, lo cual no dejaba de preocuparme.

Estaba ordenando el comedor cuando sonó el timbre. Miré secretamente por la ventana. Claudio estaba radiante.

-Permiso… Vine para continuar con la maqueta.

Se sentó en el escritorio dándome la espalda.

-¿Te traigo un café? -le pregunté con amabilidad.

-Más tarde.

Se lo veía muy concentrado. Salí al jardín y me senté a leer, con mis emociones bajo control. 

 

_92064750_syd1

 

Horas más tarde le hice una sutil invitación:

-Voy a preparar algo de comer.

En la mesa el aire se hacía difícil de respirar, sobre todo para mí.

-Qué rico.

Sonreí mientras me limpiaba la boca con la servilleta.

-Gracias. Me gusta cocinar para otras personas.

Se oyó un trueno.

-Tengo que irme.

-Está lloviendo. La casa es grande…

-No quiero molestar.

Una fuerte tormenta nos sorprendía.

-No te preocupes por Pablo, a él le da lo mismo si yo estoy sola o…

Subimos la escalera. La casa – antigua, grande, misteriosa – pertenecía a los abuelos de Pablo.

-Por acá.

Encentramos en una habitación. Me acerqué a la ventana y cerré los vidrios.

-No sabía que las cosas con Pablo eran así… tan indiferentes.

El viento empujó los vidrios. Volví a cerrarlos, estaba vez con más fuerza.

-Mejor me voy a mi cuarto.

Claudio me detuvo y tocó mi camisa que se había corrido.

-Te deseo- dijo mientras me acariciaba.

 

By Pame

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: