Me muero por conocerte (15)

 

Juani y yo escuchamos que alguien trepaba por una ventana de la antigua y abandonada mansión.

-¿Qué hacen acá?- preguntó Juani cerrándose la bata.

Eran Ricardo y el amigo “grande”, aquel que había acercado su cuerpo peligrosamente al mío.

-Estábamos buscando un lugar para dormir.

-Estamos tan cansados…

Juani volvió a arreglarse la bata. Yo también me acomodé la ropa. Noté que Ricardo nos miraba adivinando la situación de intimidad.

-¿Y mi amiga? – me animé a preguntar.

-Dijo que se tenía que se tenía que volver…

– Qué raro que no quisiera seguir de joda, ¿no?- acotó el amigo mirándome con ardiente deseo.

Después de charlar un rato más (e intentando de quedarse muy a mi lado), se alejaron en busca de una habitación. 

-¿Justo tenían que venir acá?

-La casa es enorme… hacé de cuenta que no están.

Con Ricardo y ese tipo cerca mío, mi cuerpo estaba en peligro.

By Pame

 

 

DSC04266

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: