Me muero por conocerte (7)

 

variedad-de-tragos

 

Mi amiga estaba imparable:

-Vamos a tomar algo. Quiero que nos vean piolas.

Nos acercamos a la barra. Sentí que alguien me tocaba la espalda.

-¿Cómo estás?

Era Juani.

Estábamos frente a frente.

-¡Por fin nos conocemos!

Mi pecho se estrujó contra el suyo. Su cara pasó cerca de la mía. Sentí el aliento de su boca. La emoción era inmensa.

Ricardo, el primo, se acercó a saludar.

-¿Cómo están chicas?

Nos sentamos en unos reservados.

Juani me contaba sobre el conservatorio, quería abandonar, pero sus padres querían que tuviera un título; me preguntaba si yo estudiaba alguna carrera, le mentí: “Sí, estudio diseño gráfico”.

Ricardo era atractivo. Había algo en él que lo hacía peligroso. Juani, en cambio, era bromista y angelical.

Mientras Ricardo hablaba con mi amiga, se puso una pastilla en la lengua. ¿Estará tomando una medicación?, pensé con ingenuidad.

 

methode_times_prod_web_bin_7d4249fa-9f92-11e6-892c-b307b90cd9b1

 

-Chicas, podríamos ir a una habitación que alquilamos en la estancia – dijo.

Me quedé petrificada.

-¡Me encantaría! – exclamó mi amiga entusiasmada.

Así, de una. Dos chicas y dos muchachos en una habitación. Completamente solos. ¿Y si Ricardo era un salvaje? ¿O tal vez Juani, con esa cara de santo, me pedía que lo tocara? ¿Y si nos pedían que nos tocáramos entre nosotras?

 

***By Pame***

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: