Poderes ocultos, XV

-Qué hace tan bella princesa sola en la noche francesa.

-Estoy disfrutando de la música; es genial.

-Pues yo la invito a sentarse en mi mesa junto a mis amigos.

-No quiero molestar.

-Vamos. No sea tímida.

Me agarró de la mano y me llevó a su mesa.

-Te presento a Luis, nuestro jefe.

 

86833

 

El tal Luis me besó la mano.

-Mucho gusto.

Me sirvieron un trago.

-El otro día fuimos un poco groseros con vos- dijo el Chino mientras me acariciaba la espalda.

-A veces los hombres somos tan idiotas- se lamentó Peter.

Ellos estaban interesados en mí. El muñeco tenía razón. Pero, ¿dónde estaba Lorenzo?

-Creo que vamos a estar mucho más cómodos en otro lugar.

-¿Te animás, linda?- me preguntó Luis.

De repente me asaltó la duda. 

-Creo que acá estamos bien.

-En la habitación del hotel te está esperando Lorenzo, ¿no querés verlo?

-Pensé que él estaría acá.

Sus miradas se volvieron tensas.

-Te está esperando en la cama, ¿vas a plantarlo?

-¿En la cama? Me parece un poco apresurado.

-Vos nos perseguís todo el tiempo, ¿cuál es la diferencia?

-Me gustan mucho pero… ¿podríamos ir más despacio?

-Yo no tengo tiempo para esperar, vamos.

El Chino me agarró de un brazo y me arrastró al auto. Peter se puso al volante y Luis de acompañante. 

 

*BY PAME*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: