El engaño III

received_1897382926940133

Por la ventana de la cocina veíamos a mi hermano charlando con los amigos. Atrás habían quedado la fiesta y sus ruidos.

– Cuando estaba tirada en el sofá, te vi sacando plata de la billetera de Ariel.

Daniel abrió los ojos, sorprendido.

– Ya sé que suena horrible, pero…

– ¿Otra vez con lo mismo?

Su mirada me recriminaba. Hice un gran esfuerzo para no llorar.

– Te imaginaba de otra manera.

Lo quise abrazar, pero se puso de pie:

– No sé para qué accedí a tus caprichos. Traidora.

Escuché sus pasos rápidos bajando la escalera. Me acerqué a la ventana. Mi hermano estaba despidiendo a sus amigos en la calle. Daniel se sentó en la parte trasera y el vehículo arrancó.

– Uno de los chicos me está robando.

Las palabras de mi hermano me cortaron el aliento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: