El engaño II

Joel Grey

– Fui un poco cortante en la cocina, lo siento.

Lo miré con indiferencia.

– Es que todavía no nos conocemos bien.

Con la mirada le di la razón.

– Me encantaría conocerte mejor. Si vos me lo permitís…

Subimos la escalera en silencio, con secreta complicidad. Presentía el peligro, pero no me importaba. Entramos en mi habitación. Miró los libros que estaban sobre la cama y preguntó:

– ¿Vamos a estudiar?

Con las manos me cubrí la risa.

– Siento tu mirada sobre mí, todo el tiempo.

– ¿Te molesta?

Me empezó a acariciar el cabello.

– Ahora que estamos solos, no estés nerviosa.

Escuchamos la voz de mi hermano que andaba por el pasillo. Daniel me besó de prisa.

– No hagamos ruido – dijo apretando su cuerpo contra el mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: