Encuentros del pasado (14)

La recepción estaba en penumbras. Lorena tuvo un fugaz recuerdo del garaje. De los autos, la música. De sus cuerpos desnudos.

Ahora Fernando estaba recostado en un sofá, mirando televisión.

– Fría la noche…

Lorena asintió con la cabeza.

– ¿Un trago?

Lorena apoyó las manos sobre un sillón. Fernando no podía ver su rostro quebrado por la desilusión.

– Nosotros ya nos conocíamos.

Sí, era cierto.

Estaban solos en una habitación, a oscuras. Él empezó a contarle una historia. Ella, sentada sobre sus rodillas, lo escuchaba con fascinación.

– Habías venido con tu familia…

El hermano de Lorena -que sospechaba que habían estado juntos- sacó una prenda interior que estaba escondida en un bolso: “Está sucia.” Lorena, avergonzada, le quitó la bombacha de las manos.

– ¿Recordamos juntos? – Fernando le rozaba una mejilla con un vaso de licor.

Ella le corrió la mano.

– Vamos, recordemos.

Lorena arrojó el vaso al piso.

– ¡¿Qué hacés?!

Fernando la tomó bruscamente de un brazo y le dijo que estaba vez no iba a ser tan suave con ella.

-No sos lo que imaginaba… ¡sos horrible!

Ella tomó un pedazo de vidrio y se lo clavó en una pierna.

-¡Maldita! – gritó Fernando.

Lorena salió corriendo, sintiendo una mezcla de alivio y dolor al mismo tiempo.

Lo que dejaba allí era un pasado imaginado por ella.

orig_162515

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: