“Encadenados”

La joven entró en “El Bárbaro” mirando hacia todos lados. La gente pedía tragos. Los mozos se movían. La música animaba el lugar. Las luces creaban una atmósfera íntima. Y él estaba sentado en el fondo, siendo parte de ese rompecabezas, escondiéndose detrás del diario que simulaba leer.

– Por fin nos encontramos.

La noche llegaba a la ciudad. Ella lo miraba con los ojos encendidos.

– Tenía miedo de no volver a verte.

– Yo estoy siempre.

Se habían conocido en un atardecer caluroso. Él manejaba su camioneta, ella esperaba el colectivo en una calle solitaria. Recorrieron un largo trayecto juntos. Los perros ladraban detrás del alambrado cuando se acercaron a la casa.

– A veces no puedo evitarme acordarme…

– Todo eso está lejos.

Ella se reía, hablaba de cualquier cosa. Él le quitó la ropa y la empujó a la cama.

***Continúa***

5966012206_8a38cffc63_b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: