Maldito placer (8)

2carcel

Sin embargo, él quedó tras las rejas y a mí me liberaron.

Hablé con una persona que había conocido en tiempos que prefiero olvidar. Se trataba de una persona con alto rango en política, que podría facilitar su liberación.

“Hay que simular que tuvo un ataque de locura, que necesita una tratamiento especial… Después, una vez que esté internado, nadie lo controlará; el lugar está muy abandonado”.

Por Pamela Valletta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: