Maldito placer (10)

Me fui a vivir temporariamente con una amiga. Mientras la ayudaba con algunas cosas, proyectaba cómo iba a ser mi vida de ahora en más. Una mañana lo vi llegar con su valija. Mis ojos no lo podían creer. Sus ojos se alegraban de encontrarme. - Pensé que te habías ido lejos. - Sólo necesitaba... Leer más →

Anuncios

Maldito placer (9)

Agarró un martillo y empezó a golpear el auto de un policía. Sin mediar preámbulos lo agarraron del cuello y arrastraron hasta la celda. Él simulaba estar perdido. Resolvieron mandarlo a una institución. El tratamiento era por tiempo indefinido. Pasaron unas semanas y fui a visitarlo. Tenía que ser cautelosa, así que mentí respecto de... Leer más →

Maldito placer (8)

Sin embargo, él quedó tras las rejas y a mí me liberaron. Hablé con una persona que había conocido en tiempos que prefiero olvidar. Se trataba de una persona con alto rango en política, que podría facilitar su liberación. “Hay que simular que tuvo un ataque de locura, que necesita una tratamiento especial… Después, una... Leer más →

Maldito placer (7)

Llegué al bosque contenta como una niña desesperada. Caminé, corrí, volé. Por un momento, me olvidé de todo. Con la respiración agitada, me senté en el pasto. Volví a pensar en él. A la distancia nos odiábamos, nos extrañábamos, nos amábamos. Nuestro crimen nos separaba. Pero aún existía la posibilidad de cambiar nuestro destino. Justo... Leer más →

Maldito placer (6)

Busqué una habitación en un lugar apartado, donde nadie me conociera. Quería recluirme, volverme a sentirme íntegra. Quería volver a ser yo. Tuve noticias de él. Estaba viajando por las nubes, lejos de mí. ¿Cuán lejos estaría dispuesto a volar? Su cuerpo lo llevaría a lugares insospechados, su alma no podría volar más allá.

Maldito placer (5)

Al principio me alegré de que mis amigos le hubiesen dejado la cara rota. Pero cuando alguien contó que lo había visto armar una valija y subirse a su auto, sentí que una parte de mí se desvanecía. Ahora que había logrado expulsarlo del pueblo, no veía razones para ser feliz. No habló con nadie.... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑