Una historia intrincada

charli-xcx

Sabrina bajó las escaleras. Cuando llegó a la cocina, Facundo estaba ojeando el diario.

– ¿Qué van a hacer hoy?

La chica, con el camisón corto, se sentía incómoda.

– No sé… tal vez vayamos al cine.

Facundo cerró repentinamente el diario:

– Yo las llevo.

Sabrina reflexionaba. El acercamiento de Facundo. El costoso obsequio. Los muchachos. Sabrina escuchó que alguien llamaba a la puerta.

– ¿Está tu amiga?

Era Mariano. Alisándose la pollera, la joven le contó que Magalí había salido.

– Uf, tengo tanto calor… ¿Tendrías algo para tomar?

Aunque no estaba segura, Sabrina lo dejó entrar.

– Guau…Qué casa… Este tipo tiene mucho dinero, ¿no?

Mariano observaba cada mueble, cada artefacto. En la cocina, abrió la heladera como si estuviera en su propia casa.

– ¿Dónde tiene la plata?

– ¿De qué hablás?

[Continuará]

Por Pamela Valletta

Anuncios

Autor: storypamblog

Escritora superrr creativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s